Deja de fumar gracias a la hipnosis

Deja de fumar gracias a la hipnosis

En España la cifra de fumadores asiduos alcanza los 11 millones, sin embargo hay más de 3 millones de personas que intentan dejarlo. Tomar la decisión es importante, pero dejarlo es complicado debido a lo adictivo del tabaco en sí. Una vez enganchados a esta droga es complicado soltarla debido a los potentes efectos adictivos de la nicotina, así como la presión externa en caso de los fumadores sociales, o la intención de paliar emociones negativas al fumar.

Dejar de fumar en Alicante con la hipnosis

Entre algunos tratamientos psicológicos que existen para dejar de fumar, también entra la hipnosis. Una técnica que ayuda a mejorar la motivación y las expectativas, algo imprescindible según los expertos. Éstos afirman que el problema se halla en el subconsciente, donde la persona se ve como alguien fracasado si no consigue dejar el mal hábito o se ve desamparado sin él. La hipnosis, según sus terapeutas, tiene un 80% de éxito y un porcentaje muy bajo de recaídas, este método elimina el deseo de fumar desde el primer instante, reduciendo la ansiedad, aumentando la autoestima y la motivación de la persona, consiguiendo apartar el tabaco de su mente, quitándole toda la importancia en su vida.

Para empezar, se debe influir en la percepción, en los pensamientos del sujeto, se le pide que se concentre en ideas que evoquen el bienestar de no fumar, se debe convencer a sí mismo de que puede controlarse. El sujeto en cuestión debe controlar sus emociones negativas, cambiarlas por positivas, de modo que su pensamiento interior en el que se ve incapaz de dejar de fumar, se vea totalmente capaz. El objetivo también es reforzar la confianza en uno mismo para poder hacer frente a la abstinencia con mayor voluntad.

Se debe aclarar que la hipnosis no es tal y como siempre se ha creído en la cultura popular, no hay poderes mágicos de por medio, requiere colaboración y participación activa del paciente. La persona hipnotizada sabe siempre lo que sucede y no se duerme. A veces funciona en una sesión, otras veces en varias y repetidas, depende de cada paciente pero los especialistas recomiendan entre 3 y 5 sesiones, desde 65 a 160 euros por cada una. Primero se identifica qué tipo de fumador es el sujeto, sus razones para fumar, y con ello, buscar cómo eliminar el hábito y ser capaces de no asociar el tabaco a las actividades diarias. El terapeuta explica lo que hace el tabaco, el efecto de la nicotina en la sangre, y cómo ese efecto le causa ansiar más. Contra la adicción, el terapeuta se arma de realidad y mensajes positivos, un ejemplo: lo que sentirá la persona una vez deje de fumar. El paciente debe imaginarlo él mismo, debe visualizarse de modo relajado en un ambiente que considere positivo y desestresante, esta técnica debe eliminar la ansiedad, y reforzar la imagen de que el paciente es capaz de lo que sea, pues siempre debe poner de su parte en el proceso. Como hemos mencionado la hipnosis requiere de voluntad, paciencia y siempre seguir las instrucciones del terapeuta.

Las sesiones duran aproximadamente una hora, tras las primeras, el paciente se lleva unos audios para escuchar en casa y practicar la auto-hipnosis al menos tres veces al día para reforzar. Lo positivo de la hipnosis es que no causa un síndrome de abstinencia y como consecuencia un aumento de peso, ya que al eliminar la ansiedad de origen de tabaco, el paciente no busca refugiarse en la comida para compensar la abstinencia, y por lo tanto, no engordará. Si se busca dejar de fumar con la hipnosis, es un método gratificante y con alta tasa de éxito.

Deja un comentario