Fisioterapeuta en Alicante

Fisioterapeuta en Alicante

La propiocepción es el sentido que informa al cuerpo sobre la posición de los músculos, en su globalidad es la capacidad de un individuo de sentir la ubicación de los grupos musculares y articulares contiguos.

Fisioterapeutas en Alicante

Nuestro organismo se encarga de recoger información constantemente del medio que nos rodea, pero también lo hace de sí mismo, es decir, del cuerpo humano. Por ello, cada componente muscular y articular envía continuamente información al cerebro sobre su estado, posición relativa y entorno, formando una imagen o patrón del componente. Esta información permite al cerebro elaborar respuestas ante los estímulos a los que sometemos a estos grupos, para ejecutar y elaborar movimientos precisos. A esta comunicación que recoge el cerebro lo llamaremos pro sentido de propiocepción.

Respecto a lo que nos enseñaron en la escuela

Ya sé que pensareis que nos estamos inventando un nuevo sentido y que en el colegio nos enseñaron solamente 5 (ver, oír, sentir, oler y saborear). El profesor tenia razón, solo que, estos sentidos del ser humano no son más que los “sentidos de exterocepción”, que se encargan de recibir información del exterior.

La propiocepción la englobamos dentro de los “sentidos de interocepción”, es decir, los que se encargan de recibir información del interior. Los receptores encargados de adquirir la información son:

· Los Husos neuromusculares: se encargan de detectar los cambios de longitud de los músculos. Transmiten la información a través de neuronas sensoriales hacia el sistema nervioso.

· El Órgano tendinoso de Golgi: es un receptor sensorial situado específicamente en los tendones de los músculos esqueléticos.

· Propioceptores capsuloligamentosos: como su nombre indica, se encuentran en la capsula y los ligamentos, e informan sobre el movimiento, la velocidad, la rotación, la posición y la dirección de la articulación. Los receptores son cuatro: de Golgi-Mazzoni, de Paccini, de terminación libre y de Ruffini.

· Propioceptores vestibulares: Están ubicados en el oído interno e informa de la posición relativa de la cabeza y del movimiento de la misma. Son los que afectan al equilibrio.

La importancia de la propiocepción en la fisioterapia

El trabajo propioceptivo, permite reeducar los fallos estructurales a nivel ligamentoso con el objetivo de favorecer respuestas automáticas y reflejas. Los fallos más corrientes son ligamentosos, debido a que los ligamentos poseen un papel importante en la articulación (ofrecen resistencia ante los movimientos antinaturales de la articulación).

Tras una lesión articular los mecanismos pueden quedar desorganizados, perdiendo de esta manera las respuestas de la articulación, haciendo que la lesión se agrave.

Cómo nos afecta a corto y largo plazo

Al estar dañado o lesionado, este mecanismo propioceptivo es capaz hasta de inhabilitarnos, perdiendo todo movimiento posible. Esto se debe a que la información no llega bien al cerebro y no le permite elaborar una respuesta motora eficiente. El caso más frecuente es el de una distensión ligamentosa de los tendones del tobillo que no se ha recuperado correctamente, lo que provoca que tengamos más tendencia a doblarnos el tobillo.

¿Qué hacer para remediarlo?

Lo mejor para estos tipos de casos son los ejercicios de coordinación, equilibrio y cambio de superficies. Podemos hacer un trabajo propioceptivo con o sin material, usando aros, balones, bancos, plataformas o cualquier tipo de material auxiliar.

Las mejores herramientas propioceptivas en el mundo del fitness

El Bosu: una semiesfera de goma que se hincha al igual que las fitballs, permitiendo ajustar de esta manera el aire en su interior y su vez la dureza de la misma. Para trabajarlo deberemos situarnos sobre la parte plana de la misma o sobre la parte esférica (dependiendo del tipo de ejercicio que queramos hacer).

El T-Bow: es un trozo de plástico o madera, con forma de U. Para trabajarlo deberemos situarnos sobre la herramienta para provocar los desequilibrios.

El BalanceBoard: Es una tabla generalmente fabricada con madera, en la que podremos añadir en la parte inferior otra madera o un balón con diferentes grosores. Para trabajarlo provocaremos desequilibrios al situarnos sobre el BalanceBoard.

El material de hogar: cualquier elemento que encontremos por casa puede ser útil a la hora de provocar desequilibrios, solo deberemos de usar nuestra imaginación. Para trabajarlos podemos hacer movimientos con una sola pierna que te ayudará en el trabajo propioceptivo.

Deja un comentario